RECETA DE BACALAO FRITO CON CEBOLLA CARAMELIZADA

Loading...

El bacalao frito con cebolla caramelizada, es una receta que aprendí en uno de los cursos de cocina que he hecho.Me llamó mucho la atención esta mezcla de sabores así que, creo que merece la pena compartirla con todos.

Si te gusta el bacalao, te aseguro que esta mezcla de sabores te va a resultar brutal. Y que la repetirás. Es una receta elegante y su elaboración es muy fácil y sencilla.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

  • 800 g de bacalao desalado.
  • 2 cebollas medianas
  • 3 patatas medianas
  • 2 yemas de huevo
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 chorrito de vinagre
  • harina, para rebozar
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

COMO HACER BACALAO FRITO CON CEBOLLA CARAMELIZADA:

1.- Hacemos la cebolla caramelizada.

Loading...

2.- Para hacer la guarnición del puré de patata: Ponemos las patatas enteras y con piel a cocer a fuego medio en abundante agua durante 15 minutos. Cuando estén cocidas (pinchamos las patatas con un cuchillo y, si entra y sale bien,estarán cocidas) las pelamos y las metemos en un bol junto con la mantequilla a temperatura ambiente, las yemas de huevo y una pizca de sal. Lo mezclamos y trituramos todo bien con la ayuda de un tenedor. Saldrá un puré espeso y muy sabroso.

READ  Receta Buena de Pasticho de Plátano

3.- Por último hacemos el bacalao frito: Lo cortamos en tiras gruesas, de unos 3cm de grosor, lo pasamos por harina por todos sus lados y lo freímos a fuego fuerte con abundante aceite de oliva.

4.- Para emplatarlo, ponemos una base de la cebolla caramelizada. Encima colocamos el bacalao y a un lado del plato, con la ayuda de un molde (si es que lo tenemos) nuestro puré.

-No frías en exceso el bacalao o quedará muy seco. Lo suficiente para que el rebozado exterior coja color. El bacalao se cocina muy rápidamente. ¡Probadlo y me contáis que os parece esta mezcla de sabores!

-Si tu bacalao no está desalado, explico brevemente aquí como desalarlo: Metemos el bacalao en un recipiente con abundante agua, la suficiente como para que cubra el bacalao por completo y lo metemos al frigorífico. Cada 8 horas, más o menos, le cambiamos el agua y volvemos a meterlo en el frigorífico. Repetimos el proceso durante 48 horas si el bacalao es fino (de unos dos dedos de grosor) o, 72 horas si es más bien grueso.

Loading...